Beneficios de las cooperativas

Las cooperativas son una asociación de personas con intereses comunes

Las cooperativas quizás nos pueden parecer algo contemporáneo a nosotros, ya que ha sido en las últimas décadas cuando más crecimiento han experimentado. Sin embargo, los primeros indicios de cooperativas que tenemos en la historia apuntan al siglo XIX, incluso al siglo XVIII como momento en el que se inició este tipo de sociedad.

Las cooperativas son asociaciones de personas unidas voluntariamente para lograr sus fines comunes respecto a temas económicos, pero también sociales y culturales. Se podría decir a modo de resumen, que es una empresa de multipropiedades controlada por quienes han decidido darle vida.

Pero, ¿cuáles son los beneficios de las cooperativas? ¿Qué motivos y ventajas hay para elegir este modelo de asociación y no cualquier otro?

Hoy queremos ayudarte a comprender mejor su funcionamiento y sus ventajas respecto a otro tipo de asociaciones y empresas y te nombramos 5 beneficios de las cooperativas.

5 Beneficios de las cooperativas

Mayor unión entre socios y sentimiento de pertenencia

La propia nomenclatura hace alusión al compañerismo, a “cooperar”, a la participación de todos los socios por igual. Este tipo de asociaciones da lugar a un mayor sentimiento de unión y pertenencia a la empresa, haciendo que sus integrantes se sientan parte de una especie de familia a la que ellos han dado vida, que se rige por sus normas y que tienen unos objetivos vitales comunes entre todos sus miembros.

En las cooperativas, no solo es el dinero quien mueve su micromundo: el aspecto social y cultural también está muy marcado.

Igualdad

No hay distinciones: todos somos iguales ante la Ley y también todos los socios de la cooperativa son iguales en cuanto a su estatus dentro de ella. Al hilo de lo que acabamos de decir, esto fomenta aún más ese sentimiento de pertenencia a una “familia” y esa unión que convierte a las cooperativas en una asociación especial.

Menos gastos públicos

En las cooperativas, no hay gastos de registro de la empresa ni impuestos sobre la renta. Además, hay más posibilidades y facilidades de financiación por parte del Estado, quien suele apoyar con más firmeza este tipo de asociaciones.

Al ser este uno de los beneficios de las cooperativas, también desemboca en una mejora notable en el precio de los productos que ofrecen y, por tanto, mayor beneficio. A menores costes de la empresa, más rendimiento económico de la actividad.

Dos tipos de cooperativas

Protegidas o no protegidas. En función de factores como el número de socios, la obtención de beneficios de las cooperativas, el número de horas de contrato, entre otros, la cooperativa puede establecerse como protegida o no protegida, lo que le da a sus socios una cierta ventaja a la hora de decidir si es preferible incluirse en un tipo o en otro y adaptar sus características propias a ello.

Beneficios fiscales

 

Al igual que hay menos impuestos por lo general en las cooperativas, también hay otros beneficios fiscales, como la decisión del régimen en el que se inscribirán sus socios en la Seguridad Social o la obtención del pago único si hay derecho a prestación por desempleo.